top of page

Aceite de oliva ¿gasto o inversión?

El aceite de oliva es considerado un alimento saludable, pero para beneficiarnos con todas sus propiedades es importante elegir uno que sea aceite de oliva virgen extra (AOVE). Este es un aceite obtenido únicamente del fruto del olivo a través de procesos mecánicos, sin añadirle ningún tipo de aditivo, siendo por lo tanto 100% natural. Además tiene una acidez por debajo de los 0.8º y características sensoriales que confirman su calidad.



El AOVE tiene elevada cantidad de grasas monoinsaturadas (ácido oleico) y antioxidantes como polifenoles, fitoesteroles y tocoferoles, todos ellos saludables. El tipo de aceituna y su estado de maduración al extraer el aceite influyen en la concentración de los antioxidantes. Es en el comienzo del envero (cuando la aceituna comienza a pasar de color verde a violeta y negro) que la aceituna tiene la mayor concentración de polifenoles; y los aceites más amargos y picantes, como por ejemplo los de la variedad Coratina en Uruguay, también son los más ricos en dichos compuestos.


Cabe destacar que las propiedades del AOVE se mantendrán más presentes cuanto menor sea el tiempo que haya pasado desde su producción (como sucede con los AOVE nacionales), así como con un buen envasado, que sea opaco y hermético, y que mantenga y cuide las condiciones óptimas de conservación.


El consumo diario de AOVE tiene múltiples beneficios para la salud que los aceites refinados no tienen:

  • Es cardioprotector: reduce el colesterol “malo” LDL, ayuda a disminuir la presión arterial y el riesgo de trombosis.

  • Es antioxidante: reduce el estrés oxidativo, mejora la inmunidad y reduce el riesgo de enfermedades neurodegenerativas.

  • Es antiinflamatorio: mejora la función endotelial, mejora el metabolismo de la glucosa en personas sanas y con diabetes, ayuda a tener un peso saludable, y alivia dolores articulares y musculares.

  • Es antitumoral: sus compuestos bioactivos reducen el riesgo de cáncer.

  • Es modulador de la microbiota del intestino: contribuye a su buen equilibrio y a sentirnos más saciados.

  • Es sabroso y aromático: un aderezo natural para reducir el consumo de sal y salsas procesadas.

En Uruguay se consumen 1,5 millones de litros de aceite de oliva por año, es decir 500mL por persona. Esto representa tan solo el 2% del consumo total de aceites y se debe principalmente a que las personas reservan los aceites de oliva para condimentar ensaladas y prefieren otros aceites como el de girasol, maíz o soja para el resto de las preparaciones, ya sea por un tema de sabor o de costo.


El aceite de oliva uruguayo es de excelente calidad y ha comenzado a ganar terreno en el país, donde aproximadamente el 50% del aceite que se consume es nacional. Esto se da por que el consumidor lo valora cada vez más.


Y ahí está el punto. ¿Qué valor que le damos al AOVE? Todos estamos dispuestos a pagar por aquello que tiene valor para nosotros. Por eso la próxima vez que dudes en invertir en aceite de oliva extra virgen, repasá su valor nutricional. Y compralo uruguayo, para beneficiar tu salud, beneficiar la economía local y beneficiar al planeta con un modelo de producción más sostenible para el ambiente.


Lic. Nut. Elizabeth Barcia

Comments


bottom of page