Hacé tu parte para mitigar el cambio climático

Crisis climática, calentamiento global, combustibles fósiles, huella de carbono, son términos que empezaron a sonar hace unos cuantos años ya, pero, ¿qué significan? ¿Cómo me afectan a mí y a mi entorno? ¿Puedo hacer algo?


Los problemas ambientales globales nos afectan a todos, sin importar en dónde nos encontramos. Las actividades humanas son las responsables del cambio climático actual.


Los gases de efecto invernadero (GEI) son indispensables para la vida, sin ellos, la temperatura terrestre sería de unos -18oC. Los principales GEI en la atmósfera terrestre son el vapor de agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), el óxido nitroso (N2O) y el ozono (O3).





El aumento de emisiones de CO2 debido a la actividad humana provoca un desequilibrio en la proporción de GEI, generando un aumento de la temperatura que se conoce como calentamiento global. El CO2 es el gas de efecto invernadero que contribuye en mayor proporción al cambio climático. El CO2se genera principalmente por la combustión de combustibles fósiles (petróleo, gas natural, carbón) para obtener energía eléctrica y en diferentes industrias cuyos procesos dependen de fuentes fósiles.


La huella de carbono es un parámetro utilizado para describir la cantidad de emisiones de GEI asociadas a una persona, una empresa, o actividad para determinar su contribución al Cambio Climático.


Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, todas las actividades que desarrollamos generan emisiones de GEI, que se vinculan con nuestros hábitos de consumo, los residuos que generamos y el uso de recursos naturales.


El 85% de las emisiones de los hogares corresponden a la movilidad (30%), alimentación (25%) y vivienda (30%, mayoría calefacción).


Tomá acción para reducir tu huella, aquí te dejamos algunos consejos:

  • Caminá.

  • Usá bicicleta.

  • Usá transporte público.

  • Compartí vehículos.

  • Aprovechá la regulación natural de la temperatura con ventanas abiertas.

  • Usá ventanas con doble vidrio y/o burletes para conservar la temperatura de los lugares.

  • Regula el aire acondicionado a 26°C en verano y 21°C en invierno.

  • Apagá las luces al salir.

  • Usá luz natural el mayor tiempo posible.

  • Usá luz LED.

  • Desenchufá los dispositivos electrónicos. Elegí proveedores y productos locales.

  • Comprá productos con pocos envoltorios.

  • Alterná proteínas animales con leguminosas.

  • Usa botellas y tazas reutilizables.

  • Lleva tu bolsa.

  • Toma duchas cortas.

  • Usa y reusa tu ropa, compra de segunda mano.

  • Reducí el uso de papel.

  • Imprimí en doble cara.

  • Minimizá la cantidad de residuos.

  • Hacé compost.

  • Clasificá los reciclables.