¿Qué estilo de vida queres llevar?

Actualizado: 30 sept

Necesitas un cambio pronto pero no sabes por dónde empezar. Todos deseamos una vida mejor y más plena, para ello es necesario un equilibrio entre alimentación y actividad física



¿Eres sedentario? ¿Trabajas desde un escritorio? ¿El gasto calórico es menor a lo que consumes?


El sedentarismo triplica la posibilidad de sufrir un infarto y cuadriplica la posibilidad de ser hipertenso. Hay tres cosas para tener en cuenta: Lo que deseas, lo que piensas, y lo que debes hacer (Thomas de Aquino) pero no siempre se alinean.


Muchas veces nos repetimos, no tengo tiempo para hacer ejercicio, no tengo el tiempo para elaborar mis propios alimentos, no me alcanzan las horas del día para descansar lo suficiente.


Puedes seguir poniendo excusas o generar cambios


No se trata de armar un plan si no de ponerlo en práctica, de continuar un día a la vez.

Uno de los hábitos que más cuesta incorporar es la actividad física y para empezar sugiero un control médico primeramente para saber que todo está bien.


No veas el ejercicio como un castigo o desde la obligación si no piénsalo cómo un liberador de tensiones, un encuentro con tu bienestar o cómo un espacio lúdico. Reúnete con personas que sean activas y tengan hábitos saludables que sean positivas y motivadoras.


Recuerda que es mucho más efectivo hacer poco de manera constante que hacer todos los días y sostenerlo solo un mes.


Te sugiero estos Tips efectivos diarios:

  • No estés más de una hora sentado, ponte de pie y camina

  • No uses ascensor usa escaleras

  • Para distancias cortas usa la bicicleta o simplemente camina

  • Camina todo lo que puedas, 10 mil pasos al día es la meta para conseguir

  • Realiza una actividad física que te guste, comienza con lo mínimo que puedas comprometerte a hacer

  • Toma más agua, menos jugos y gaseosas

  • Planifica tus compras en el supermercado y no vayas con hambre

  • Come despacio, tomate al menos 20 minutos para cada comida.

  • No comas del paquete, sírvete la porción en el plato y guarda el resto

  • No comas de la fuente ni lleves la fuente a la mesa

  • Ten siempre a mano, en tu mochila o en el trabajo snack saludables como frutos secos o frutas frescas

  • Elige más de lo bueno y menos de lo malo

Para llegar a la meta el secreto es PRACTICAR.